Biografía Juan XXIII

NUESTRO PATRONO, PAPA JUAN XXIII 

Sucedió a Pío XII tras su fallecimiento en 1958, contando con 77 años de edad. Su pontificado aportó a la Iglesia, además de momentos de paz y unión, una trascendental etapa de renovación. Y aunque fue poco el tiempo en que estuvo al mando de la Iglesia católica, cinco años, se hizo querer por el mundo entero, considerándolo el Papa bueno.

La bondad como premisa
Nació en Sotto di Monte -provincia y diócesis de Bérgamo (Italia)- el 25 de noviembre de 1881 bajo el nombre de Angelo Giuseppe Roncalli. Fue el tercero de los diez hijos que tuvieron Giovanni Battista Roncalli y Mariana Mazzola, quienes conformaban una familia humilde.

Estudió en el seminario de Bérgamo y en el Colegio Ceresoli de Roma, y fue ordenado sacerdote en 1904. Dentro de la iglesia, fue destinado a Bérgamo como secretario del obispo Giacomo Radini-Tedeschi, ejerciendo además como profesor de historia eclesiástica en el seminario diocesano. Estos cargos los ocupó desde 1905 hasta 1914.

Realizó viajes a Francia, Palestina y España. Fue sargento médico y capellán durante la I En 1934 recibió el nombramiento de delegado apostólico de Grecia y, días más tarde, el de delegado apostólico de Turquía, administrador apostólico de Constantinopla y arzobispo titular de Mesembria. En Hungría, país ocupado por los nazis durante la II Guerra Mundial, ayudó a evacuar a la población judía perseguida. Antes de acabar este conflicto bélico, en 1944, fue nombrado Nuncio de Pío XII en Francia. En 1953 fue cardenal y arzobispo de Venecia.

Sucedió a Pío XII tras su fallecimiento en 1958, contando Juan XXIII con 77 años de edad. Siendo Papa advirtió con suma preocupación el distanciamiento que se produjo entre la Iglesia católica y buena parte de la sociedad, debido ante todo por la influencia del racionalismo, el positivismo y las ideologías de izquierdas.

Su pontificado aportó a la Iglesia, además de momentos de paz y unión, una trascendental etapa de renovación. A él se debe, por primera vez en la historia, la creación de un cardenal africano, otro filipino y, un tercero, japonés. Recibió a numerosas personalidades políticas y religiosas, escribió las dos grandes encíclicas "Mater et Magistra" y "Pacem in Terris" y convocó el Concilio Vaticano II, vigésimo primero de los ecuménicos de la Iglesia. El Concilio abordó la modernización de la enseñanza, la reorganización de la Iglesia, la promoción del ecumenismo y el acercamiento a los creyentes mediante un ritual menos rígido y más moderno.

Juan XXIII dio a conocer su pensamiento mediante la elaboración de siete encíclicas, que mostraron su preocupación por la incorporación del individuo en la sociedad como partícipe de las instituciones, y por las relaciones internacionales, que debían basarse en los principios de paz, solidaridad y justicia. Otro de sus postulados fue defender la participación de la Iglesia en las cuestiones y conflictos que afectan a la Humanidad. En este sentido, facilitó el diálogo con otras religiones, para lo que creó el Secretariado para la Promoción de la Unidad de los Cristianos y promovió los contactos con ortodoxos, judíos y protestantes.

Sin embargo, el Papa falleció durante esta etapa de renovación, aunque su sucesor -Pablo VI-continuó con la labor emprendida, dando como resultado una Iglesia y una religión de mayor contenido social y modernizada.

Su muerte, ocurrida en el Vaticano el 30 de junio de 1963, provocó una profunda tristeza en el mundo entero, mostrándose así la manera en que este Papa se hizo querer en tan poco tiempo. Fue debido a su carácter noble que se lo conoce como el Papa bueno. Tras su muerte se publicaron sus diarios, con los títulos de "Diario de un alma" (1965) y "Cartas a su familia" (1969).